ORACIONES PODEROSAS


ORACIONES
PODEROSAS

ORACIONES DE PETICIÓN.

Recuerda: la oración es el vínculo que une al cielo con la tierra. Cuando oras estás hablando con dios. Empieza así tu día: señor! sea ésta mi oración como incienso que suba hasta tú trono con olor de suavidad. Sé que soy imperfecto pero también sé que tú eres misericordioso. Te ofrezco todo lo mejor que hay en mí. Úsame como tú quieras que yo vaya a servirte con amor. Gracias por aceptar mi pobre ofrenda!
Que tu oración sea corta, pero sentida, salga del fondo de tu corazón en vuelta en el más puro amor divino.
Jesús dice:
"tu, cuando reces, entra en tu habitación, cierra la puerta, y reza a tu padre, que está presente en lo secreto; y tu padre, que ve en lo secreto, te recompensará". (mt.6, 6).
Hermano, estas oraciones que te presentamos no son para que las leas de carretilla. La presencia de dios está en ti; Jesús vivo está presente en tu corazón. Háblales, pues, desde el corazón, como a un padre, como a un amigo. Entra en su presencia y cierra la puerta a otros pensamientos.
Estas oraciones son para ayudarte. Recítalas despacio; que cada palabra salga de tu corazón. Añádales tus propias palabras, llenas de confiada ternura y de amor filial. Tú mismo experimentarás la grandeza de este encuentro.
oraciones de petición.
1-. La oración que Jesús nos enseñó. (mt. 6, 9-13).
Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; Venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras Ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.
2-. Líbranos de todos los males, señor, Y concédenos la paz en nuestros días, para que, ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturbación, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro salvador Jesucristo.
3- . Cordero de dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros. Cordero de dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros. Cordero de dios, que quitas el pecado del mundo, danos la paz.
 4 -reflexión sobre la oracion del padre nuestro.
No digas, padre si cada día no te portas como un hijo. No digas, nuestro si vives aislado en tu egoísmo. No digas, que estás en los cielos si sólo piensas en las cosas terrenas. No digas, santificado sea tu nombre si no lo honras. No digas, venga a nosotros tu reino si lo confundes con el éxito material. No digas, hágase tu voluntad si no lo aceptas cuando es dolorosa. No digas, el pan nuestro de cada día dánoslo hoy si teniéndolo tú, no te preocupas por la gente con hambre, sin cultura ni vivienda. No digas, perdónanos nuestras deudas si guardas rencor a tu hermano.
No digas, no nos dejes caer en tentación si tienes intención de seguir pecando. No digas, líbranos del mal si no tomas parte activa contra el mal. No digas, amén si no has tomado en serio las palabras del padre nuestro.
5 - oración de san Agustín
Pidiendo la protección de Dios.
Amabilísimo señor Jesucristo, verdadero dios, que del seno eterno del padre omnipotente, tu fuiste enviado al mundo para absolver los pecados, redimir a los afligidos, soltar a los encarcelados, congregar a los vagabundos, conducir a su patria a los peregrinos, compadécete de los verdaderamente arrepentidos, consuela a los oprimidos y atribulados; dígnate absolver y liberarme a mí, a tu criatura, de la aflicción y tribulación en que me veo, porque tú recibiste de dios padre todopoderoso el género humano para que lo comprases y, hecho hombre, prodigiosamente nos compraste el paraíso con tu
preciosa sangre, estableciendo una paz completa entre los ángeles y los hombres.
así pues, dígnate, señor, introducir y confirmar una perfecta concordia entre mis enemigos y yo y hacer que sobre mí resplandezca tu paz, gracia y misericordia, mitigando y extinguiendo todo odio y furor que contra mí tuvieron mis adversarios, como lo hiciste con Esaú, quitándole toda la adversión que tenía contra su hermano Jacob.
extiende, señor Jesucristo, sobre mí tu criatura, tu brazo y tu gracia y dígnate liberarme de todos los que me odia, como liberaste a Abraham de las manos de los caldeos; a su hijo Isaac de la consumación del sacrificio; a José, de la tiranía de sus hermanos; a Noé, del diluvio universal; a Lot, del incendio de Sodoma; a Moisés y Abraham, tus siervos y al pueblo de Israel, del poder del faraón y de la esclavitud de Egipto; a David, de las manos de Saúl y del gigante Goliat; a Susana, del crimen y del falso testimonio; a Judit, del soberbio e impuro holofernes; a Daniel de la cueva de los leones; a los tres jóvenes, Sidrac, Misac y Abedénego, de la caldera de fuego ardiente; a Jonás, del vientre de la ballena; a la hija de la mujer cananea, de la opresión del demonio; a Adán, de la pena del infierno; a Pedro de las olas del mar; y a Pablo, de las celdas de la cárcel.
oh amabilísimo señor Jesucristo, hijo de dios vivo, atiéndeme también a mí............(nombre), criatura tuya, y ven con prontitud en mi ayuda, por tu encarnación, por tu nacimiento, por el hambre, por la sed, por el frío, por el calor, por los trabajos y por las aflicciones; por los salivazos y bofetadas; por los azotes y corona de espinas; por los clavos, hiel y vinagre; por la muerte cruel que por mí padeciste; por la lanza que traspasó tu pecho; y por las siete palabras que dijiste en la cruz, "padre perdónales, porque no saben lo que hacen". Después al buen ladrón que estaba contigo crucificado: "yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el paraíso". Después al mismo padre: "dios mio, dios mio, porqué me has abandonado."
después a tu madre "mujer ahí tienes a tu hijo" después al discípulo: "ahí tienes a tu madre", mostrando que así que cuidabas de tus amigos. Después dijiste: “tengo sed", porque deseabas nuestra salvación y la de las almas santas que estaban en el limbo. Dijiste después a tu padre. “en tus manos encomiendo tu espíritu. y por último exclamaste "todo está consumado", porque estaban concluidos todos tus trabajos y dolores.
te ruego pues, que por todo esto y por tu bajada al limbo, por tu gloriosa resurrección, por las frecuentes consolaciones que diste a tus discípulos, por tu admirable ascensión, por la venida del espíritu santo, por el tremendo día del juicio, como también por todos los beneficios que he recibido de tu bondad.
Tu me creaste de la nada, me redimiste, me concediste tu santa fe, me fortaleciste contra las tentaciones del demonio, y me prometiste la vida eterna.
Por todo eso, redentor mio, compadécete de mí, miserable criatura, todos los días de mi vida. Oh dios de Abraham, dios de Isaac y dios de Jacob, compadécete de mí....(nombre), criatura tuya y manda en mi auxilio a tu santo arcángel miguel, que me guarde y me defienda de todos mis enemigos carnales y espirituales, visibles e invisibles. Y tú, miguel, arcángel santo de cristo, defiéndeme en la última batalla, para que no perezca en el tremendo juicio. Arcángel de cristo, san miguel, te pido por la gracia que mereciste y por nuestro señor Jesucristo, que me libres de todo mal y del último peligro a la hora postrera de la muerte.
San miguel, San Gabriel, san Rafael y todos los otros ángeles y arcángeles de Dios, socorran a esta miserable criatura.
Les ruego humildemente que me presten su auxilio, para que ningún enemigo me pueda causar daño tanto en el camino, como en casa, así en el agua como en el fuego, o velando o durmiendo, o hablando o callado, tanto en la vida como en la muerte. eh aquí la cruz + del señor, huyan potencias enemigas. Venció el león de la tribu de Judá, descendiente de David. ! Aleluya ¡
Salvador del mundo, sálvame. Salvador del mundo, ayúdame. Tú que por tu sangre y por tu cruz me redimiste, sálvame y defiéndeme hoy y en todo tiempo.
Agios o theós, + agios ischirós + agios ahtánatos, + eleison imás. Dios santo, + Dios fuerte, + Dios inmortal, + ten misericordia de nosotros.
Cruz de cristo +, sálvame. Cruz de cristo +, protégeme. Cruz de cristo +, defiéndeme. En el nombre del Padre + y del Hijo + y del Espíritu santo +.
Amén.             San Agustín
Oración de la Sangre de Cristo Contra Todo.
Señor Jesús, en tu nombre y con el poder de tu sangre preciosa sellamos toda persona, hechos o acontecimientos a través de los cuales el enemigo nos quiera hacer daño. Con el poder de la sangre de Jesús sellamos toda potestad destructora en el aire, en la tierra, en el agua, en el fuego, debajo de la tierra, en las fuerzas satánicas de la naturaleza, en los abismos del infierno, y en el mundo en el cual nos movemos hoy. Con el poder de la sangre de Jesús rompemos toda interferencia y acción del maligno. Te pedimos Jesús que envíes a nuestros Hogares y lugares de trabajo a la santísima virgen acompañada de San Miguel, San Gabriel, san Rafael y toda su corte de santos ángeles. Con el poder de la sangre de Jesús sellamos nuestra casa, todos los que la habitan
(nombrar a cada una de ellas),
las personas que el señor enviará a ella, así como los alimentos y los bienes que él generosamente nos envía para nuestro sustento. Con el poder de la sangre de Jesús sellamos tierra, puertas, ventanas, objetos, paredes, pisos y el aire que respiramos, y en fe colocamos un círculo de su sangre alrededor de toda nuestra familia. con el poder de la sangre de Jesús sellamos los lugares en donde vamos
a estar este día, y las personas, empresas o instituciones con quienes vamos a tratar (nombrar a cada una de ellas). con el poder de la sangre de Jesús
sellamos nuestro trabajo material y espiritual, los negocios de toda nuestra familia,
y los vehículos, las carreteras, los aires, las vías y cualquier medio de transporte
que habremos de utilizar. Con tu sangre preciosa sellamos los actos,
las mentes y los corazones de todos los habitantes y dirigentes de nuestra patria a fin de que tu paz y tu corazón al fin reinen en ella. Te agradecemos señor por tu sangre y por tu vida, ya que gracias a ellas hemos sido salvados y somos preservados de todo lo malo.
Amén.
Oración "hazme instrumento de tu paz"
Oh, señor, haz de mí un instrumento de tu paz: donde hay odio, que yo lleve el amor. Donde hay ofensa, que yo lleve el perdón.  Donde hay discordia, que yo lleve la unión. Donde hay duda, que yo lleve la fe, donde hay error, que yo lleve la verdad. Donde hay desesperación, que yo lleve la esperanza donde hay tristeza, que yo lleve la alegría. Donde están las tinieblas, que yo lleve la luz. Oh maestro, haced que yo no busque tanto: a ser consolado, sino a consolar.
a ser comprendido, sino a comprender. A ser amado, sino a amar. Porque: es dando, que se recibe; perdonando, es que se es perdonado; muriendo, es que se resucita a la vida eterna. S. Francisco
ORACION CONTRA LOS PECADOS DE LA CARNE


 Padre Santo y Misericordioso, Tu hijo Unigénito está desnudo a la vista de todos los hombres, para que tu pueblo conozca y tema tu santa Ley. Acepta mi humilde oración por todo tu pueblo que vive en iniquidad, fornicación  y adulterio, para que a través de la vergüenza y la desgracia que soporto tu hijo único, toques sus vidas, para que se conviertan y se salven. Que ellos a través de la Sangre Preciosa de Tu Hijo Jesucristo, la cual te suplico caiga sobre sus cabezas, se conviertan y salven, y a través de Su vergüenza se arrepientan. Amen.

Secuencia de pentecostés (Oracion al Espíritu Santo)
Ven, Dios espíritu santo, y envíanos desde el cielo tu luz, para iluminarnos. Ven ya, padre de los pobres, luz que penetra en las almas, dador de todos los dones.
Fuente de todo consuelo, amable huésped del alma, paz en las horas de duelo.
Eres pausa en el trabajo; brisa, en un clima de fuego; consuelo, en medio del llanto. Ven, luz santificadora, y entra hasta el fondo del alma de todos los que te adoran.  Sin tu inspiración divina los hombres nada podemos y el pecado nos domina. Lava nuestras inmundicias, fecunda nuestros desiertos y cura nuestras heridas. Doblega nuestra soberbia, calienta nuestra frialdad, endereza nuestras sendas. Concede a aquellos que ponen en ti su fe y su confianza tus siete sagrados dones. Danos virtudes y méritos, danos una buena muerte y contigo el gozo eterno.
Oración personal para sellarse y protegerse con la sangre de cristo
Señor, Jesús, hoy quiero que selles mi vida personal con todas mis pertenencias. Sello mi salvación con tu preciosa sangre, sello mis sentimientos, para que todos mis afectos sean cubiertos. Sello con tu sangre mis inquietudes para estar seguro de alcanzar la respuesta a mis necesidades. Sello mi corazón para que no entre ningún espíritu de rencor, amargura, tristeza o miedo.
Yo sello con tu sangre mi voluntad para que esté presta siempre a hacer el bien, sello mi mente para que entren solo pensamientos que me permitan alcanzar el gozo, la paz y así cambiar mi manera de vivir. Sello con tu sangre, señor, mi cuerpo para que reciba la salud, sea protegido del pecado y de las enfermedades, adulterios y accidentes. Sello mi pasado para que toda herida que aún me haga daño sea sanada con tu sangre bendita. Sello mi presente para que todas mis actividades sean cubiertas con tu sangre protectora. Sello mi futuro para que mis planes, proyectos sean preservados de todo ataque y toda influencia del maligno. Sello mi familia, mis seres queridos, mis amistades...para que sean protegidos.

Sello mi economía, para que se derrame abundantemente tu providencia en mi vida. Sello mis deudas para que el devorador huya y desaparezcan. Invoco tu sangre preciosa sobre mi boca y sello mis palabras para que sean sólo bendición.

Tu sangre preciosa me haga invisible cuando se nos acerque el enemigo nos permita reconocerlo y vencerlo por la invocación de tu nombre. Sello todo mi ser y me coloco bajo tu protección para que me libres de toda acechanza del mal. con el poder de la sangre de Jesucristo rompo y destruyo toda potestad de interferencia, la interacción del maligno y prohíbo toda comunicación entre espíritus.

Pido Jesús, que envíes a tu santísima madre del perpetuo socorro, para que se haga presente en mi hogar y en mi trabajo y me acompañe con san miguel arcángel, y sus nueve coros angélicos, san Gabriel y san Rafael. Gracias señor porque tu eres el guardián que nunca duermes. Gracias señor, por tu sangre preciosa, porque gracias a ella somos preservados de todo mal. Tu sangre nos hace invisibles, bendito y alabado seas por siempre señor.
Amén.
Oración de consagración a la Milagrosa
Postrado ante vuestro acatamiento, ¡oh virgen de la medalla milagrosa!, y después de saludaros en el augusto misterio de vuestra concepción sin mancha, os elijo, desde ahora para siempre, por mi madre, abogada, reina y señora de todas mis acciones y protectora ante la majestad de dios. Yo os prometo, virgen purísima, no olvidaros jamás, ni vuestro culto ni los intereses de vuestra gloria, a la vez que os prometo también promover en los que me rodean vuestro amor. Recibidme, madre tierna, desde este momento y sed para mí el refugio en esta vida y el sostén a la hora de la muerte. Amén.

Para obtener una gracia especial
¡Oh maría, consuelo de cuantos os invocan!. Escuchad benigna la confiada oración que en mi necesidad elevo al trono de vuestra misericordia. ¿a quién podré recurrir mejor que a vos, virgen bendita, que sólo respiráis dignidad y clemencia, que dueña de todos los bienes de dios, sólo pensáis en difundirlos en torno vuestro? sed pues mi amparo, mi esperanza en esta ocasión; y ya que devotamente pende de mi cuello la medalla milagrosa, prenda inestimable de vuestro amor, concededme, madre inmaculada, concededme la gracia que con tanta insistencia os pido.
__________
Para obtener la conversión de un pecador
¡oh virgen inmaculada, verdadera escala por donde pueden los pecadores llegar al reino de dios! mostraos tal en la conversión de este infeliz que eficazmente encomendamos a vuestro patrocinio; iluminad su inteligencia con los rayos de luz divina que proyecta vuestra medalla, para que conozca la vida peligrosa que arrastra, la inmensa desventura en que vive alejado de dios y el terrible castigo que le espera; y, sobre todo, dejad sentir vuestra influencia sobre su corazón para que llore la ingratitud con que mira a dios, su padre amoroso, y a vos, su tierna y cariñosa madre. Tendedle vuestra mano ¡oh virgen purísima! arrancadle del cautiverio del pecado, sacadle de las tinieblas en que yace y conducidle al reino de la luz, de la paz y de la divina gracia.
__________
Para obtener la curación de un enfermo
¡Oh maría, sin pecado concebida, cuya inmensa bondad y tierna misericordia no excluye el alivio de este amargo fruto de la culpa que se llama enfermedad de la cual es con frecuencia víctima nuestro miserable cuerpo! ¡Oh madre piadosa, a quien la iglesia llama confiada ¡salud de los enfermos! aquí me tenéis implorando vuestro favor. lo que tantos afligidos obtenían por la palabra de vuestro hijo Jesús, obténgalo este querido enfermo, que os recomiendo, mediante la aplicación de vuestra medalla. que su eficacia, tantas veces probada y reconocida en todo el mundo, se manifieste una vez más: para que cuantos seamos testigos de este nuevo favor vuestro, podamos exclamar agradecidos: la medalla milagrosa le ha curado.
__________
Para dar gracias por un favor recibido
¡Oh dulce y gloriosísima virgen maría! he dirigido mis humildes súplicas a vuestro trono, y he conocido por experiencia que nunca se os invoca en vano; que vuestros ojos miran complacidos a quien en vuestra presencia se postra; que vuestros oídos están atentos a nuestras plegarias; que vuestras manos vierten bendiciones a torrentes sobre el mundo entero, y en particular sobre los que llevan con confianza la medalla milagrosa. ¿Cómo pagaros, madre inmaculada, tanto favor? de ningún modo mejor que proclamando vuestra bondad y difundiendo por todas partes vuestra bendita medalla, como me propongo hacerlo desde este día en testimonio de mi agradecimiento y de mi amor. Dadme gracia, madre mía, para llevarlo a cabo.
__________
Oración de juan pablo ll
Dios te salve, maría, llena eres de gracia, el señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa maría, madre de dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte amén.
Oh maría sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a vos. ésta es la oración que tú inspiraste, oh maría, a santa catalina labouré, y esta invocación, grabada en la medalla la llevan y pronuncian ahora muchos fieles por el mundo entero. ¡Bendita tú entre todas las mujeres! ¡Bienaventurada tú que has creído! ¡el poderoso ha hecho maravillas en ti! ¡la maravilla de tu maternidad divina! y con vistas a ésta, ¡la maravilla de tu inmaculada concepción! ¡la maravilla de tu fiat! ¡Has sido asociada tan íntimamente a toda la obra de nuestra redención, has sido asociada a la cruz de nuestro salvador!
Tu corazón fue traspasado junto con su corazón. Y ahora, en la gloria de tu hijo, no cesas de interceder por nosotros, pobres pecadores. Velas sobre la iglesia de la que eres madre. Velas sobre cada uno de tus hijos. Obtienes de dios para nosotros todas esas gracias que simbolizan los rayos de luz que irradian de tus manos abiertas. Con la única condición de que nos atrevemos a pedírtelas, de que nos acerquemos a ti con la confianza, osadía y sencillez de un niño. y precisamente así nos encaminas sin cesar a tu divino hijo.
Te consagramos nuestras fuerzas y disponibilidad para estar al servicio del designio de salvación actuado por tu hijo. te pedimos que por medio del espíritu santo la fe se arraigue y consolide en todo el pueblo cristiano, que la comunión supere todos los gérmenes de división que la esperanza cobre nueva vida en los que están desalentados. Te pedimos por los que padecen pruebas particulares, físicas o morales, por los que están tentados de infidelidad, por los que son zarandeados por la duda de un clima de incredulidad, y también por los que padecen persecución a causa de su fe.
Te confiamos el apostolado de los laicos, el ministerio de los sacerdotes, el testimonio de las religiosas.
Dios te salve, maría, llena eres de gracia, el señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa maría, madre de dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
Magníficat
(Esta oración es poderosísima, fue dictada por el espíritu santo, A la santísima virgen maría, cuando, llevando en su seno virginal la Encarnación del verbo divino, fue a visitar a su prima Isabel en la Montañas de Judea):

Mi alma glorifica al señor y mi espíritu está transportado de gozo en mi dios, salvador mío. Porque ha puesto los ojos en la bajeza de su esclava, por tanto ya desde ahora me llamarán bienaventurada todas las generaciones! porque ha hecho en mí grandes cosas, aquél que es todopoderoso, cuyo nombre es santo y cuya misericordia se derrama de generación en generación, sobre los que le aman. Hizo alarde del poder de su brazo. Deshizo las miras del corazón de los soberbios; derribó del trono a los poderosos y ensalzó a los humildes; colmó de bienes a los hambrientos y a los ricos los despidió vacíos. Acordándose de su misericordia acogió a Israel su siervo, según la promesa que hizo a nuestros padres, a Abraham y a su descendencia, por los siglos de los siglos. Así sea.
Gloria sea dada al señor!


Oración para la Benditas Almas del Purgatorio
****************
Por los difuntos
Te encomiendo a la misericordia divina, bendigo tu luz y pido a los santos espíritus, que ya dejaron este plano, te conduzcan por senderos de claridad y de paz. Asciende y evoluciona en paz. Que la paz de dios envuelva tu alma y que su amor te llene de felicidad. Te enviamos nuestro amor y pedimos tu rápida ascensión hacia el padre. Que así sea.

Oración a san Nicolás de Tolentino
¡oh glorioso taumaturgo y protector de las almas del purgatorio, San Nicolás de Tolentino! con todo el afecto de mi alma te ruego que interpongas tu poderosa intercesión en favor de esas almas benditas, consiguiendo de la divina clemencia la condonación de todos sus delitos y sus penas, para que saliendo de aquella tenebrosa cárcel de dolores, vayan a gozar en el cielo de la visión beatífica de dios. y a mi, tu devoto siervo, alcánzame, ¡oh gran santo!, la más viva compasión y la más ardiente caridad hacia aquellas almas queridas. Amén
__________
Oración de san Agustín
por las almas del purgatorio
dulcísimo Jesús mío, que para redimir al mundo quisisteis nacer, ser circuncidado, desechado de los judíos, entregado con el beso de judas, atado con cordeles, llevado al suplicio, como inocente cordero; presentado ante anás, caifás, pilato y Herodes; escupido y acusado con falsos testigos; abofeteado, cargado de oprobios, desgarrado con azotes, coronado de espinas, golpeado con la caña, cubierto el rostro con una púrpura por burla; desnudado afrentosamente, clavado en la cruz y levantado en ella, puesto entre ladrones, como uno de ellos, dándoos a beber hiel y vinagres y herido el costado con la lanza. librad, señor, por tantos y tan acerbísimos dolores como habéis padecido por nosotros, a las almas del purgatorio de las penas en que están; llevadlas a descansar a vuestra santísima gloria, y salvadnos, por los méritos de vuestra sagrada pasión y por vuestra muerte de cruz, de las penas del infierno para que seamos dignos de entrar en la posesión de aquel reino, adonde llevasteis al buen ladrón, que fue crucificado con vos, que vivís y reináis con el padre y el espíritu santo por los siglos de los siglos. Amén.
__________

Oración para las almas del purgatorio
Dios omnipotente, padre de bondad y de misericordia, apiadaos de las benditas almas del purgatorio y ayudad a mis queridos padres y antepasados. a cada invocación se contesta: ¡Jesús mío, misericordia!
Ayudad a mis hermanos y parientes. Ayudad a todos mis bienhechores espirituales y temporales. Ayudad a los que han sido mis amigos y súbditos.
Ayudad a cuantos debo amor y oración. Ayudad a cuantos he perjudicado y dañado. Ayudad a los que han faltado contra mí. Ayudad a aquellos a quienes profesáis predilección. Ayudad a los que están más próximos a la unión con vos.
Ayudad a los que os desean más ardientemente. Ayudad a los que sufren más.
Ayudad a los que están más lejos de su liberación. Ayudad a los que menos auxilio reciben. Ayudad a los que más méritos tienen por la iglesia. Ayudad a los que fueron ricos aquí, y allí son los más pobres. Ayudad a los poderosos, que ahora son como viles siervos. Ayudad a los ciegos que ahora reconocen su ceguera. Ayudad a los vanidosos que malgastaron su tiempo. Ayudad a los pobres que no buscaron las riquezas divinas. Ayudad a los tibios que muy poca oración han hecho. Ayudad a los perezosos que han descuidado tantas obras buenas.
Ayudad a los de poca fe que descuidaron los santos sacramentos. Ayudad a los reincidentes que sólo por un milagro de la gracia se han salvado.  Ayudad a los padres que no vigilaron bien a sus hijos. Ayudad a los superiores poco atentos a la salvación de sus súbditos. Ayudad a los pobres hombres, que casi sólo se preocuparon del dinero y del placer. Ayudad a los de espíritu mundano que no aprovecharon sus riquezas o talentos para el cielo. Ayudad a los necios, que vieron morir a tantos no acordándose de su propia muerte. Ayudad a los que no dispusieron a tiempo de su casa, estando completamente desprevenidos para el viaje más importante. Ayudad a los que juzgaréis tanto más severamente, cuánto más les fue confiado. Ayudad a los pontífices, reyes y príncipes. Ayudad a los obispos y sus consejeros. Ayudad a mis maestros y pastores de almas. Ayudad a los finados sacerdotes de esta diócesis. Ayudad a los sacerdotes y religiosos de la iglesia católica. Ayudad a los defensores de la santa fe. Ayudad a los caídos en los campos de batalla. Ayudad a los sepultados en los mares.
Ayudad a los muertos repentinamente. Ayudad a los fallecidos sin recibir los santos sacramentos.
v. dadles, señor, a todas las almas el descanso eterno.
r. y haced lucir sobre ellas vuestra eterna luz.
v. que en paz descansen.
r. amén.

*********************
Oración Al levantarse
Gracias padre, por este nuevo día de vida que tu misericordia me concede! qué sea para tu gloria, para mi bien y el de mi prójimo. Y ahora padre, ilumíname para hacer bien mi parte en tu plan de hoy. al sentarse a la mesa bendigo y agradezco esta provisión que la mano del señor pone sobre mi mesa y bendigo a todos mis hermanos humanos, a los del reino animal, los del reino vegetal, los del reino mineral y los del reino elemental que han contribuido para que la tenga. Así mismo bendigo al reino angélico y a todos los seres de luz que me guían, me acompañan y protegen, especialmente a mis santos ángeles custodios. Gracias padre por todo este bien! al salir a la calle el espíritu del señor va delante de mí, haciendo fácil, seguro y triunfante mi camino. Voy con toda fe y confianza porque voy protegido por la divina presencia.

Oración de confianza
Padre, no le tengo miedo a la vida porque sé que tú estás conmigo. Confiadamente me cojo de tu mano y voy por el mundo en completa seguridad. Gracias padre, que es así. Para evitar tentaciones dios mio! dame ojos para ver solamente el bien. Dame oídos para oír solamente el bien. Dame oídos para oír solamente el bien. Dame mente para pensar solamente el bien. Dame lengua para hablar solamente el bien. Y finalmente, dame un corazón amplio para amarlo y perdonarlo todo por amor a ti.

Oración de fe
La presencia de dios está dentro de mí. Soy un sagrario viviente. Si yo permanezco  constantemente consciente de esta verdad, estaré plenamente protegido en todo momento. Los brazos eternos me sostienen; no puedo temer una caída.
*****************
Afirmación constante
En donde está dios no hay derrota! y él está aquí conmigo, porque
Yo siempre estoy con el.
*****************
Para el estudiante que va a presentar exámenes
Después de haber estudiado concienzudamente las materias que vas a presentar, al entrar en el aula de exámenes haces esta oración silenciosa, dirigida a los examinadores, así: reconozco la presencia del cristo en el corazón de cada uno de
Ustedes; ese cristo que también tengo yo presente en mi corazón, me va a ayudar. Ustedes me van a preguntar aquellas cosas para las que yo estoy mejor preparado. La divina presencia me libra de todo miedo y nerviosismo. Yo sé que yo sé, por lo tanto ustedes me van a aprobar y yo doy gracias de antemano a ese cristo viviente que nos une a todos los humanos. Gracias padre, que estoy tranquilo y con tu ayuda saldré triunfante de esta prueba.

*********************************
“yo soy el amor de dios en acción: en el valle de la paz: “yo soy”, En el valle de la luz: “yo soy”, en el valle del amor: “yo soy”, En el valle de la consolación: “yo soy” “yo soy el amor divino proyectado hacia todo lo que conozco, recuerdo y contacto. “yo soy” lleno de perdón para darlo a todo el que lo necesite, especialmente a los que se fueron de este plano (a los difuntos). Yo siento el amor de dios llenando mi corazón para derramarlo sobre el mundo entero. Gracias padre, por este don del amor!
Amén
***********************
Oración de un hombre casado
Recuérdame señor, que sesenta minutos hacen una hora, que todo minuto es importante y que toda vida te pertenece. Ayúdame, señor a vivir de tal manera, que cada noche pueda acostarme con la conciencia limpia, sin sentirme acusado por el rostro de alguna persona a quien yo haya causado dolor. Ayúdame señor, a ganarme la vida honestamente y que, al hacerlo así, pueda yo hacer a otros, lo que yo quisiera que ellos me hicieran a mí. Ensordéceme señor, para el sonido del dinero manchado. Ciégame señor, para no ver las faltas de otro; pero revélame las
Mías. guíame señor, para que cada noche pueda sentarme frente a mi Esposa, la cual ha sido una de las mayores bendiciones que tú me has dado, Sin que tenga nada que ocultarle. Mantenme señor, lo suficientemente joven para reír con los niños y lo suficientemente adulto para ser considerado con los ancianos. Y por fin, señor, cuando venga el día de mi despedida del olor de Las flores, del suave caminar y del suave crujir de la arena bajo mis pasos, Dispón que la ceremonia sea corta y que el epitafio sea: “por aquí pasó un Hombre de bien”
************
Para cuando escasean los recursos económicos
Dios es mi inagotable provisión. En este momento estoy desorientado y no sé por dónde encontrarla; así vengo a ti, señor, en procura de luz. Indícame el camino por donde voy a resolver esta necesidad y por donde voy a encontrar mi prosperidad. Toma mis humildes esfuerzos y hazlos prosperar. Te doy gracias porque ya esto está hecho. Veo que mi provisión viene a mí, amplia, segura, sostenida, gracias padre. Cuando en el hogar hay desavenencia “yo soy” la paz. El espíritu de dios entra en este hogar como paz, armonía, buena disposición de espíritu de todos y para todos y amor. Dios es amor y en su aspecto amor, yo invoco su presencia aquí. Bendigo la presencia cristica en cada uno de los moradores de esta casa, por lo tanto tiene que cesar la discordia y venir en su lugar generosidad de sentimientos de los unos para con los otros. La divina presencia es llamada a la acción y aquí termina todo problema. Todos somos hermanos en dios nuestro padre y por lo tanto aquí tenemos que amarnos Los unos a los otros y desde ahora en adelante así son y será. Gracias padre que me oíste. Amen.
*************
Para cuando alguien quiere intranquilizarte o molestarte
“yo soy” la divina presencia que nada ni nadie puede disturbar. Para cuando te sientes débil “yo soy” fuerte en el señor con toda la fuerza de su poderío. Para cerrar el aura en el nombre de la amada presencia de dios en mi. “yo soy” cierro mi aura y cierro mis puertas astrales para toda creación humana y para todo espíritu encarnado o desencarnado que venga contra mi. Doy gracias. Amen.

Para limpiarte de tu energía mal usada
“yo soy” la ley del perdón y del olvido y la llama violeta transmuta dora que transmuta los errores cometidos por mi, a través de todas mis vidas. “yo soy” la
ley del perdón y del olvido y la llama violeta transmuta dora que transmuta los errores cometidos por la humanidad a través de todos los tiempos. “yo soy” la ley
Del perdón y del olvido y la llama violeta transmuta dora que transmuta los errores cometidos por los que ya están desencarnados. Doy gracias.
Salmo 23
(Para provisión)
Yaveh es mi pastor; nada me falta. En lugares de verdes pastos me hace pacer. Junto a aguas de reposo me pastorea. El conforta mi alma. El me guía por sendas de justicia, por amor de su nombre aunque ande en valle de oscuridad y de sombras de muerte, no temeré mal alguno, padre, porque tú estás conmigo. Tu vara y tu cayado me infunden aliento; aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; unges mi cabeza con aceite, mi copa está rebozando. Ciertamente, el bien y la misericordia me siguen todos los días de mi vida y en tu casa, señor, moraré ya para siempre. Para tranquilidad dame tu paz señor. Esa paz que escapa a toda comprensión de la mente humana. Aunque bramen las aguas, aunque el rayo aterrador hienda los espacios incendiándolos; aunque los montes se conmuevan y salten sobre sus bases, sepa yo conservar mi serenidad sabiendo que tu estas conmigo y que en donde tu estas nada malo puede sucederme! me cobijo bajo tus alas, sé que ahí siempre estaré seguro. Gracias padre. Amen

Salmo 91
(Para protección)
Promesa: el que mora en el lugar secreto del altísimo, vivirá seguro bajo la sombra del omnipotente.
Oración: digo yo a yaveh:* Esperanza mía y castillo mío, mi dios, en ti confío! tú me libras del lazo del cazador, de la peste destructora. *(yaveh equivalente a “yo soy”) con tus plumas me cubres y debajo de tus alas estoy seguro. Escudo y adarga es tu verdad no tengo temor de espanto nocturno, ni de saeta que vuele de día, ni de pestilencia que ande en la oscuridad, Ni de mortandad que en medio del día destruya. Caen a mi lado mil y a mi derecha diez mil, más a mí ningún mal llega. Ciertamente con mis ojos miro y veo el pago que reciben los impíos. Yo acudo a yaveh que es mi fe, al altísimo elijo por mi habitación, así no me sobreviene ningún mal, ni plaga alguna toca mi morada,
Pues que a sus ángeles envía cerca de mí para que me guarden en todos mis caminos. Con sus manos me guían para que mi pie no tropiece en piedra. Sobre el león y el basilisco piso. Al cachorro del león y al dragón aplasto. Respuesta: por cuanto en mí has puesto tu fe “yo soy” aquél que te libra. Pondré te en alto, por cuanto has conocido mi nombre: “yo soy”, con este nombre me invocarás y yo te
Responderé en la angustia. Contigo estaré, te libraré y te glorificaré. Saciarte he de larga vida y mostrarte habré todo mi bien.
******************************
Protección para el niño
Hijo: te entrego a la protección divina. Las alas de dios te cubren. Su luz guía tus pasos. su misericordia te protege. él te aparta de los peligros y con su amor todopoderoso te lleva por senderos de paz y de éxito. Vete tranquilo, Dios va contigo. Gracias padre, que me has dado el poder de la oración.
Por una madre (o un padre)
Señor a esta hija que fue mi madre sobre la tierra, le debo honda
Gratitud por todo el amor que me dio y por todos los sacrificios que hizo por mí
Causa. Recíbela señor en el seno de tu misericordia y por lo mucho que se
Sacrificó por mí, perdónale sus errores y ahora que está contigo hazla feliz.
Gracias padre.
************************************
Cuando das una limosna
 “yo soy” el amor divino en acción. En este hermano necesitado veo mi propia imagen y al darle este pequeño óbolo bendigo su cristo y pido lo ayude a salir de esta situación aflictiva. Gracias padre.
Acción de gracias
Dijo dios: ”porque yo, jehová, dios tuyo, el santo de Israel, soy tu salvador. No temas porque “yo soy” contigo y fuera de mí no hay quien salve. No os acordéis de las cosas pasadas ni traigáis a la memoria de las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosas nuevas, presto saldrán a la luz. No las sabréis? otra vez pondré caminos en el desierto y ríos en la soledad” (Isaías 43).
Oración
Por todas estas promesas que me haces, dios mío, yo tengo fe y confianza en ti. Yo tengo paz.  Alabado sea aquél que todo esto promete y cumple.
Canto
Dios volvió mi llanto en risa y mi derrota convirtió en victoria. Oro por aquellos que se alegraron en mi desdicha. Y que aún hoy, todavía, tratan de dañarme. Pido misericordia para ellos porque se están acarreando grandes tribulaciones.
Dales luz, señor, para que rectifiquen ahora, cuando aún es tiempo. Yo vivo en Jerusalén, la ciudad de la paz, allí encontré mi retiro de tranquilidad! esa tranquilidad que ningún ser humano puede perturbar, porque es la paz que me da la presencia de dios en mí! mi paz es real, es verdadera, es sagrada! Gracias padre que así es!

Para cuando presientes algún peligro
“yo soy” el manto electrónico de protección con que la divina presencia me cubre.
cierro mi manto blanco de luz incandescente que me hace invisible e invencible para toda cosa negativa que venga contra mi. Gracias padre que tu presencia me protege.
Oración por un preso
Amado hermano, el señor: tú naciste libre. Tú espíritu todopoderoso está libre, aunque tu cuerpo físico aparentemente no lo esté. El, que es tu presencia divina, está dentro de ti, te acompaña siempre, y si estás realmente arrepentido y corregido del pecado que te llevó a esa situación, yo invoco a esa presencia espiritual en ti y le pido que te saque en libertad, esa libertad que a todo ser viviente le corresponde por derecho de conciencia. En nombre de esa divina presencia en mí, digo: “yo soy” aquel que te libera de tus pecados y vuelve tu conciencia hacia dios “yo soy” aquel que te ama, aunque hayas caído en falta, porque “yo soy” tu creador; libre te forme, y libre quiero que seas. Por lo tanto de ahora en adelante vas a decir todos los días, esta pequeña oración: “yo soy la puerta abierta que ningún ser humano me puede cerrar” y esa puerta que te lleva hacia la paz, hacia el amor a dios y a tu prójimo, hacia el bien y hacia tu felicidad, se te va a abrir ancha y franca, ahora y ara siempre, amén. Gracias padre que ya veo en mi mente cómo a este hermano se le abren las puertas de su prisión moral y material. Ya estás libre, hermano, vete en paz. (Si el preso colabora y reza esto de todo corazón, al poco tiempo le será devuelta su libertad).
******************************
Decretos
La fe rompe mis cadenas que se vuelven escalera para subir a Dios. Dios me ama tal como soy, pero yo procuraré ser cada día mejor para estar más cerca de él.
Que la paz sea entre todos los pueblos de la tierra y que esa paz comience en mi corazón.

Que toda la tierra sea bendecida con abundancia de bienes, y que sean bien repartidos para que cada quien reciba su parte justa y que cada quien desempeñe a cabalidad su parte justa en el trabajo. Así mereceremos todos recibir nuestra ración completa y gozar de ella en paz.
********************************
Cuando estas enfermo
“yo soy” la resurrección y la vida de todo bien en mi corriente de vida. Dios es vida, es salud perfecta, es fortaleza; yo me enchufo a la corriente electrónica de energía divina y me siento sano, fuerte, curado. Gracias padre que tu eres vida.

Cuando estas confuso
“yo soy” la inteligencia divina que resuelve este problema (o esta situación). Para el estudiante “yo soy” la inteligencia divina que comprende esto que no alcanzo a entender por mi mismo. Dios es inteligencia, “yo soy”, inteligencia. Gracias padre que tú estas en mi como inteligencia.

Oración del hermano Francisco de Asís
señor! haz de mí un instrumento de tu paz. Que donde haya odio, yo ponga amor.
Donde haya ofensa, yo ponga perdón. Donde haya duda yo ponga fe.
Donde haya error, yo ponga tu verdad. Donde haya tinieblas, yo ponga luz.
Donde haya discordia, yo ponga unión. Donde haya desesperación, yo ponga esperanza. Donde haya tristeza, yo ponga alegría concédeme señor la gracia, de no buscar tanto ser amado como amar; ser comprendido, como comprender; ser consolado, como consolar, porque dando es como recibo, perdonando es como somos perdonados y muriendo en ti es como nacemos a la vida eterna. Por la paz
“pueblos de todo el mundo, uníos y luchad por la prohibición completa de la guerra y proceded a la destrucción definitiva de las armas nucleares”!
Oración
En nombre de la amada presencia de dios, “yo soy”, decreto paz para todo el planeta tierra y esto será hecho, porque lo pido y lo decreto en el más sagrado nombre de dios: “yo soy”.
<